top of page

Liderazgo Ágil

Pocos podrían poner en duda el importante rol que juega el liderazgo en toda iniciativa de evolución organizacional. La implementación de agilidad en un contexto organizacional no escapa a esta realidad y formar líderes con competencias ágiles se posiciona como una de las palancas más relevantes para facilitar la adopción del mindset asociado en los distintos ámbitos de una empresa. Es el líder ágil el que nutre las capacidades que facilitan responder ante el cambio y tener éxito en un ambiente incierto y turbulento.


La definición de un líder ágil se basa en las competencias humanas y conocimientos sobre agilidad que este tenga. Como competencias humanas asoman habilidades mínimas necesarias para ser un buen líder ágil; Herramientas de coaching, educación emocional, manejo de conflictos, facilitación del cambio, gestión del bienestar, construcción de sentido y construcción de equipos, entre otras.


Además, apoyándose en estas capacidades humanas, el líder ágil debe ser capaz de facilitar la adopción de marcos de trabajo definidos bajo la agilidad y ayudar al equipo a definir una metodología de trabajo que cumpla con los valores y principios de esta filosofía de trabajo; una búsqueda continua de la mejora, apoyada en el bienestar de sus miembros.


Un líder es capaz de emerger sólo si existen personas dispuestas a seguir al líder por decisión propia. En el caso de la agilidad, un grupo de personas comienza a convertirse en un equipo ágil en el momento en que asoma un líder que guía al equipo hacia prácticas y valores de agilidad, ayudando al equipo a entrenar el músculo necesario para evolucionar a un equipo flexible y capaz de generar valor hasta en los momentos más críticos.

Lo interesante de un equipo ágil es que idealmente debe conformarse por miembros con experiencia y habilidades en las distintas dimensiones del conocimiento necesarias para generar un producto de valor. En este contexto, el concepto de liderazgo situacional debe ser comprendido y fomentado en el equipo; aquel que tenga mayores conocimientos y experiencia en un campo del negocio es quién debiese asumir el liderazgo ante situaciones en ese contexto.





¿Cómo ser un líder ágil?

El estilo de liderazgo se hace palpable de manera clara en momentos críticos, de errores, donde un líder con competencias adecuadas es capaz de llevar al equipo hacia la creación de soluciones

Cabe destacar que la autonomía de equipos no implica un líder no involucrado, sino que una figura de líder capaz de de ayudar a superar bloqueos, entregar conocimientos técnicos y del negocio, y ayudar a los liderados a desarrollar las competencias necesarias para cumplir con éxito sus labores. Las siguientes características han sido identificadas como propias de un líder ágil.


1. Las acciones hablan más fuerte que las palabras

El liderazgo ágil no es sólo promover y guiar el cambio, es también ser el cambio. Aquellos que lideran con el ejemplo y se involucran activamente en el desarrollo inspiran a otros. Como afirmó Ghandi “Se el cambio que quieres ver”. Los líderes ágiles se desarrollan para ser humildes y empáticos, a través de virtudes como la compasión, la amabilidad y la preocupación por sus colegas.


2. Mejoras en la calidad de análisis y resolución de problemas lleva a mejores resultados

Un líder ágil es capaz de ver problemas desde distintos ángulos, valorando los altos niveles de análisis que resulten en acciones significativas. Toman inputs de aquellos que están cerca de los problemas, asegurándose de estar cerca de la realidad, y alejándose de decisiones basadas sólo en datos digitales. Permiten tiempo a los equipos para pensar, enfocándose en las prioridades en todo momento.


3. Equipos y organizaciones mejoran a través del feedback efectivo

Los líderes ágiles muestran el camino del feedback solicitar valientemente feedback significativos, útiles y oportunos de sus compañeros y otros colegas. Además, se toman el tiempo para asegurarse de que estén respondiendo visiblemente a las sugerencias hechas por sus colegas para cerrar el ciclo de retroalimentación. El líder ágil brinda una retroalimentación efectiva, abierta, honesta y respetuosa.


4. Las personas requieren significado y propósito para hacer que el trabajo sea satisfactorio.

Los líderes ágiles se enfocan en construir y compartir un entendimiento y propósito en común. Crean una visión de cambio que es significativa y aplicable a la organización. El trabajo del líder ágil es ser consciente de lo que hay en los corazones y las mentes de sus colaboradores, y desde ahí unificar y alinear esos valores en una acción inspirada.


5. La emoción es la base para mejorar la creatividad y la innovación.

Los Líderes ágiles inspiran a otros a aportar lo mejor de sí mismos a su trabajo. Entienden que la emoción es una parte importante de la experiencia humana, y cuando los individuos trabajan con sus emociones, logran más de su potencial. La innovación y la creatividad dependen en gran medida del respeto que el líder ágil fomenta al ser accesible, abierto, honesto y transparente, mientras espera lo mismo de los demás.


6. El liderazgo vive en todas partes de la organización.

El liderazgo ágil debe impregnar todos los aspectos de una organización o iniciativa de cambio. Aprovechar el potencial de liderazgo de toda su gente ayuda a acelerar la capacidad de la organización o equipo para aprender y adaptarse. El trabajo de un líder ágil es desarrollar la capacidad de liderazgo brindando oportunidades para que su gente lidere. Acompañar a los líderes del mañana a desarrollar y entender los principios y prácticas del liderazgo de servicio siembra las semillas para que la cultura ágil prospere.


7. Los líderes empoderan y entregan autoridad apropiada

Los líderes ágiles reconocen que las personas trabajan mejor cuando están habilitadas, comprometidas y energizadas. Empoderar a los individuos es una habilidad necesaria del líder ágil, ya que equilibran las necesidades y tensiones emergentes de la organización. Los líderes ágiles reconocen que el empoderamiento no es un concepto de "todo o nada". En cambio, es un continuo de comportamiento de liderazgo que responde al contexto actual para el cambio.


8. Las comunidades colaborativas logran más que los individuos

Los líderes ágiles construyen comunidades basadas en una alta confianza, respeto y relaciones de trabajo significativas. Su función es proporcionar a esas comunidades todo lo que necesitan para operar de manera eficiente, para luego dejar que funcionen de manera autónoma dentro de sus límites. El líder ágil entiende que el perdón, la positividad, la generosidad y la gratitud son partes importantes de un entorno de trabajo saludable. El funcionamiento saludable del grupo, junto con el cuidado de la seguridad psicológica, permite que fomentar el aprendizaje y el desarrollo, al mismo tiempo que equilibrar la producción y el rendimiento sostenidos en beneficio de la organización.


9. Grandes ideas pueden venir de cualquier parte de la Organización

Las personas que están cerca de un problema por lo general tienen las mejores ideas sobre cómo resolverlo. Los líderes ágiles se permiten estar abiertos a la influencia y las ideas de otros, independientemente de su estado o posición. Con este fin, se detienen, escuchan y dan tiempo para entender realmente los pensamientos e ideas de mejoras de sus colegas. Incluso si no se utilizan algunas ideas, los líderes ágiles fomenta un flujo continuo de creatividad ayudando a las personas a comprender qué ideas fueron útiles, cuáles no y el por qué detrás de esto.


20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Publicar: Blog2_Post
bottom of page